Lunes - 20.Noviembre.2017

ver las estadisticas del contenido recomendar  contenido a un amigo

MTB por Guadarrama (Arcipreste-Panera-Marichiva-Cercedilla)

Salir con la bicicleta a recorrer rutas conocidas produce muchas satisfacciones, pero preparar una salida de la que sólo se tiene plena conciencia del inicio de la misma hace que las sensaciones se agolpen desde el mismo momento en que se planea la ruta. Maiza, el "investigador" de la Peña Ciclista Alpedrete, suele ser el instigador de este tipo de aventuras. Un día cualquiera, como quien no quiere la cosa, lanza una frase al aire del tipo "saldré el próximo sábado a ver si puede hacerse una ruta por un lugar que conozco... ¿alguien se apunta?" y los más valientes, o los más inconscientes de la peña, si pueden, se apuntan, aunque no saben bien qué porcentaje del famoso 100% ciclable quedará reducido a meras intenciones.

Ruta MTB camino del Arcipreste-Panera-Marichiva-Cercedilla


Tuve la fortuna hace poco tiempo de ser uno de los participantes en una de estas investigaciones. Se trataba de saber si podríamos ir desde Guadarrama por la ruta del Arcipreste hacia el Alto del León bajando por la otra cara de la montaña sin cruzar la nacional VI para, en algún momento, retornar hacia arriba para enlazar con la Fuenfría más allá del desvío habitual y bajar posteriormente por caminos desconocidos hasta Cercedilla. Lo dicho, una ruta en toda regla que prometía dureza, aventura, subidas y bajadas... y quizás patear mucho más de lo que nos podría gustar.

Al final nos reunimos cuatro entre los que se encontraba Bea, una de las chicas de la peña que hizo que los tres hombres que íbamos con ella quedáramos totalmente eclipsados por su valentía, capacidad de sufrimiento y plena confianza en sus posibilidades. Los tres restantes, Maiza, Juanjo y yo mismo, no pudimos por menos que felicitarla por su esfuerzo y por haber sido todo un soplo de aire fresco durante un recorrido en el que fue uno más en todos los sentidos; da gusto salir con gente como ella y mis otros dos acompañantes. Lamentablemente para ellos yo también iba, jeje.
 
Ruta MTB por Arcipreste Panera Marichiva y Cercedilla

El inicio de la ruta nos llevó por caminos conocidos desde Alpedrete pasando por Guadarrama y Los Molinos hasta la falda de la subida del camino que conocemos como del Arcipreste. Son los primeros 12 kilómetros que sólo se endurecen desde Los Molinos. Posteriormente la subida a la que nos enfrentamos bien puede por si misma justificar una salida ciclista, pues la facilidad del terreno aporta sin embargo la presencia de fuertes y continuadas rampas en las que cualquier biker aumenta de pulsaciones a mayor ritmo del deseado. No existen piedras, no hay que usar la técnica, pero si te equivocas en el ritmo puedes terminar forzando mucho antes de haber llegado a la zona alta.

Al llegar arriba un falso llano que combina subidas y bajadas permite espectaculares vistas mientras el corazón recupera el ritmo y la cabeza comienza a creer que la subida no fue para tanto y todavía tienes cuerda para muchos más kilómetros. Acercándonos al cruce con la nacional VI el camino vuelve a tomar cierta inclinación y bajamos el ritmo a la sombra de grandes árboles. Es tiempo de charlar, comentar la subida y hablar del buen trecho que aún queda por recorrer. A la derecha, con unos 19 kilómetros a nuestras espaldas, aparece un camino que en el momento de nuestra ruta tiene algo de dificultad por estar embarrado y que lleva a uno de esos lugares de libros viajeros en los que niños y grandes van dejando mensajes sobre su paso por allí. Son apenas cien metros malos que pueden hacerse en bicicleta aunque obligan a estar atentos y buscar la zona buena para no quedarse clavados en el intento. Pasado ese primer escollo la subida para alcanzar la otra cara de la montaña carece de complicaciones y compensa con bellos paisajes.
 
Y aquí un vídeo de la ruta MTB con la ruta (subidas, bajadas y trialeras)
 
 

En lo más alto nos espera una puerta que da acceso a la verdadera incógnita de la ruta. Maiza cree que habrá camino pero no está seguro, comienza el proceso de investigación, el momento de la aventura. Una primera zona embarrada precede a un descenso repleto de piedras que hará las delicias de los más técnicos y supondrá todo un martirio para los amantes de las pistas lisas y los caminos fáciles, un lugar de esos en los que los poseedores de una doble mirarán por encima del hombro a esos "sufridores" que optaron sólo por la suspensión delantera. Aunque debemos estar atentos para no perder el equilibrio no se trata de una zona excesivamente complicada, y el descenso se realiza por un paraje que cautiva a cualquier amante de la naturaleza. Las sensaciones favorables van en aumento, se mezcla la aventura del camino con la adrenalina de un descenso no rápido pero sí técnico y supongo que en estos momentos es cuando el cerebro manda crear las famosas endorfinas que generan adicción a determinadas acciones realizadas por el hombre. El mundo no existe, estás sólo con tu bicicleta y tus compañeros de ruta, los problemas quedaron atrás, nada importa excepto salvar el siguiente bache y disfrutar del esfuerzo, el frío (o el calor), la tensión y la bajada, estás en paz contigo mismo.

El descenso dura unos cinco kilómetros (hasta el 24 aproximadamente) y termina en un camino mucho más sencillo, un sendero que comunica con la pista llamada de La Panera. Tras cruzar una valla nos incorporamos a la derecha para ascender por una zona no demasiado empinada en la que encontramos varios ciclistas bajando y ninguno subiendo. Son unos seis kilómetros de subida relativamente fácil hasta encontrar un sendero a la derecha que complica la ascensión por su mayor pendiente y la presencia de piedras sueltas. Son dos kilómetros con un porcentaje acumulado de un 6% en el primero y de un 8% en el segundo pero salpicados de rampas mucho más pronunciadas. 

Cuando parecíamos haber olvidado el esfuerzo de la subida al Arcipreste estas pendientes nos castigan las piernas sin piedad. Obligados a plato pequeño y piñón grande cada pedalada conlleva poco avance, la respiración se entrecorta, los comentarios no existen, el esfuerzo se agolpa en cada palpitación, las pulsaciones crecen aparentemente sin límite. No es la cuesta más dura que hayamos ascendido pero viene después de una ascensión acumulada de más de 700 metros y pone a prueba nuestra capacidad de sufrimiento. "Sigue, sigue, se puede hacer" me comentan unos ciclistas que bajan... claro, se puede hacer... sobre todo bajando, pienso yo. Una pronunciada curva a derechas marca el principio del fin de un ascenso que muere en la puerta de acceso al Collado de Marichiva, en el camino de La Fuenfría. 

Tras un merecido descanso tomamos hacia nuestra derecha por el camino de la Fuenfría durante apenas un kilómetro. Encontramos nieve debido a la altura pero este tramo es un paseo en comparación con todo lo anterior... hasta que Maiza encuentra el desvío por el que debemos descender. Apenas una apertura entre los árboles a nuestra izquierda que deja entrever un descenso técnico por la inclinación y la orografía. Maiza no parece pensarlo mucho, se tira y yo le sigo con toda mi mochila a la espalda junto con los miedos propios de un incauto que desconoce su destino y su propia capacidad para alcanzarlo. Juanjo, experimentado y serenos, desciende tras Bea, que sigue aportando el valor y la capacidad que tomo como ejemplo para no bajarme de la bici a las primeras de cambio.

Muchas piedras, ramas caídes, traicioneras raíces y un descenso del que disfrutamos cada metro recorrido. La siguiente curva parece no existir hasta que la rueda encuentra su recorrido, la pendiente se recorre lateralmente, primero queda a la izquierda, después a la derecha, y así sucesivamente, serpenteando por un mar de rocas y ramas las endorfinas vuelven a hacer acto de presencia recordándonos lo afortunados que somos por poder atravesar estos parajes realizando nuestro deporte favorito. Si en algún momento existieron dudas acerca de la ruta ahora han desaparecido, esta experiencia merece cualquier penitencia que posteriormente pudiéramos pasar. 

A mitad del descenso aparecen unas rocas que Maiza decide, con buen criterio, atravesar a pie. Los virgueros del descenso o quienes conozcan esta zona como la palma de su mano quizás puedan bajar en bici, pero nosotros nos conformamos con haber llegado hasta aquí y seguir avanzando sin tener que lamentar ningún incidente. Apenas 10 ó 15 metros después volvemos a subir a las bicicletas y ya no bajaremos de ellas hasta llegar de vuelta a nuestro destino, confirmando así que esta ruta de unos 52 kilómetros tiene un índice de ciclabilidad superior al 99%.

Subidos en nuestras monturas continuamos con este bonito y abrupto descenso que dura unos seis kilómetros y nos lleva hasta la zona baja de la Fuenfría. Al llegar abajo el subidón es impresionante, ya conocemos el camino de vuelta a casa y sabemos que lo hemos conseguido, hemos encontrado una ruta circular que une lo que muchos buscamos; dureza, belleza, técnica, aventura y esfuerzo. Los catorce kilómetros de descenso que restan hasta casa son una recompensa añadida al buen sabor de boca de la jornada. Después, el sentimiento de satisfacción seguirá acompañándonos con cada recuerdo de la misma. Comentaremos con los compañeros de ruta las bondades de la misma y seremos la sana envidia (como si realmente la envidia fuera sana) de quienes quisieron y no pudieron acompañarnos. Volveremos, pero si no es así siempre podremos decir que fuimos los primeros de nuestro entorno en realizarla. Muchas gracias Maiza, Bea y Juanjo por compartir esta ruta conmigo.

Comentarios

0 Caracteres escritos / Restan 1000
¿Deseas recibir notificaciones de futuros comentarios?
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v.03.15:0,048
GestionMax
Bicipasión   contacto   política privacidad   aviso legal   buscador   ayuda   mapa web   
Los vídeos propiedad de MotorGiga han sido rodados en carreteras cerradas al tráfico y realizados por conductores especialistas. Los editores de MotorGiga no se hacen responsables de cualquier otro vídeo expuesto en la página web, cuya responsabilidad corresponderá a sus autores o propietarios.
Los vídeos de esta web se reproducen con el FLV Player [http://flv-player.net/]
versión móvil

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Aceptar